El Título IX dispone la igualdad en los programas e instalaciones deportivos

Las niñas que juegan deportes competitivos en la escuela obtienen beneficios en el salón de clases, en el lugar de trabajo cuando son adultos y a lo largo de toda la vida. Además, la ley federal conocida como el Título IX garantiza el derecho de las niñas a contar con instalaciones y oportunidades equitativas para practicar deportes en escuelas que reciben financiamiento federal.

    ¿Qué es el Título IX?

    El Título IX es una ley federal que se promulgó 1972 que garantiza el derecho de las mujeres a participar plenamente en los deportes que se ofrecen en las escuelas públicas, incluyendo las primarias, las escuelas secundarias (middle school) (secundaria) y las escuelas high school, así como las universidades. El Título IX se aplica a cualquier escuela en los Estados Unidos que reciba financiamiento federal, incluso si gran parte de los ingresos de la escuela provienen del estado o de la comunidad. El Título IX exige que:

    (1) las niñas cuenten con oportunidades iguales para practicar deportes escolares (como el cupo de los equipos);

    (2) las niñas reciban un tratamiento y beneficios iguales en los programas deportivos escolares (como instalaciones);

    (3) no pueden tomarse represalias contra las niñas por presentar quejas acerca de las desigualdades.

    ¿Por qué es importante el Título IX?

    Las niñas que practican deportes sobresalen en materias académicas, llevan vidas más saludables y tienen éxito en el trabajo cuando son adultos. Los estudios demuestran que las mujeres jóvenes que practican deportes tienen una mayor probabilidad de graduarse de la high school, tener calificaciones más altas y alcanzar calificaciones más altas en exámenes estandarizados, que las niñas que no son deportistas. Las niñas que practican deportes en la high school consiguen salarios 7% mayores cuando son adultas y aquellas que practican deportes en la universidad alcanzan puestos ejecutivos con mayor frecuencia.

    El Título IX: Datos interesantes

    • En 1972, menos d 300,000 niñas practicaban deportes en la high school, en comparación con más de 3 millones que lo hacen hoy en día.
    • El 82% de las mujeres en puestos ejecutivos practicaron deportes organizados cuando eran jóvenes.
    • En 1912, las mujeres constituían el 2% de los atletas olímpicos. En 2012, el 44% de los atletas olímpicos eran mujeres.

    ¿Cómo funciona el Título IX?

    Para determinar si el programa de deportes de la escuela está cumpliendo con el Título IX, se evalúa para determinar si en general los atletas varones y mujeres tienen las mismas oportunidades para participar, el mismo tratamiento y los mismos beneficios, con base en el siguiente análisis general:

    Las oportunidades para la participación: Primero, el Título IX exige que la cantidad de oportunidades para niños y niños, es decir, el cupo en los equipos de deportes competitivos de las escuelas, sean proporcionales a la cantidad de alumnos mujeres y varones en la escuela. Por ejemplo:

    • En una escuela de 1,000 alumnos (500 niñas y 500 niños), las alumnas mujeres son el 50% y los alumnos varones son el 50% del estudiantado.
    • Si el programa deportivo consta de 100 atletas en varios equipos de primer año, junior varsity y varsity, las niñas deben ocupar el 50% del cupo y los niños el 50%.
    • Por lo tanto, conforme al Título IX, el programa atlético debe tener la participación activa de 50 atletas mujeres y 50 atletas varones (aunque pueden aplicarse ciertas excepciones limitadas).

    Tratamiento y beneficios equitativos: Segundo, el Título IX exige que los atletas varones y mujeres reciban un tratamiento y beneficios equitativos. A esto se le conoce como la “lista esencial” (“laundry list”), con factores a considerar como:

    • Equipo y provisiones
    • Instalaciones médicas/de entrenamiento y servicios
    • Horarios de partidos y prácticas
    • Disponibilidad de vestidores
    • Viáticos y gastos de viaje
    • Instalaciones y servicios de hospedaje/alimentación
    • Instalaciones para prácticas y juegos
    • Publicidad

    Por ejemplo, si los atletas varones normalmente juegan en un campo o cancha nueva y mejorada, en comparación con las instalaciones que utilizan las atletas mujeres, o si los atletas varones tienen más uniformes por equipo en comparación con las atletas mujeres, puede efectuarse una queja por tratamiento y beneficios desiguales conforme al Título IX. Aviso: Incluso si clubes privados hacen donativos a los equipos varoniles, las escuelas deben asegurarse que los beneficios se distribuyan equitativamente entre atletas varones y mujeres.

    Sin represalias: Tercero, una escuela o distrito escolar, no puede tomar represalias por el hecho que se presente una queja a causa de las desigualdades entre géneros sexuales en el programa deportivo. Las represalias pueden ser dejar fuera de los partidos a una jugadora o despedir a un entrenador que exprese inquietudes sobre la desigualdad.

    ¿Qué puede usted hacer para hacer cumplir el Título IX en su escuela?

    Si usted detecta desigualdades en el programa deportivo de su escuela, usted puede comunicarse con el Coordinador del Título IX de su escuela o distrito, el individuo designado para recibir e investigar las quejas conforme al Título IX. En caso que no haya un coordinador del Título IX, usted puede presentar una queja directamente al director de la escuela o al distrito escolar. La Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación de California también atiende las quejas con base en el Título IX. Por último, puede comunicarse con Fair Play for Girls in Sports en cualquier momento para pedir ayuda con sus inquietudes respecto al Título IX o si tiene preguntas, llamando al número gratuito [877-593-0074] o enviando un correo electrónico a fairplay@las-lec.org.

ACLARATORIA

El propósito de esta hoja es proveerle información general pero exacta con respecto a los derechos legales relacionados con el empleo en California. Pero como las leyes y los procedimientos legales son sujetos a cambios frecuentes y diferentes interpretaciones, el Legal Aid at Work no puede asegurarle que la información en esta hoja está actualizada ni hacerse responsable por cualquier uso que se le pueda dar. No se atenga a esta información sin consultar un abogado o la agencia apropiada sobre sus derechos legales en su situación particular.