Los Derechos de los Empleados de Gobierno

    1. ¿Cómo sé si soy un empleado gubernamental?

    Cualquier persona que trabaje para el gobierno de los Estados Unidos, el Estado de California, una ciudad o un condado, o cualquier otra institución pública, como un distrito escolar o agencia de transporte público (por ejemplo, el Bay Area Rapid Transit, o BART) es un empleado del gobierno o “sector público”. Aquellos empleados tienen derechos laborales que con frecuencia son distintos que los derechos que se otorgan a los empleados que trabajan para empleadores, o patrones, no gubernamentales o “particulares”.

    2. ¿Si soy empleado de gobierno, gozo en el lugar de trabajo de las garantías de las constituciones de los Estados Unidos o de California?

    Cuando su empleador es el gobierno, las decisiones que tome éste generalmente están suscritas a las garantías de las constituciones de los Estados Unidos o del estado, como la libertad de expresión.

    3. Si soy empleado en el sector público, ¿gozo de las garantías de la primera enmienda (libertad de expresión) de la Constitución de los Estados Unidos cuando estoy en el trabajo?

    Las expresiones de un empleado de gobierno pueden gozar de las garantías constitucionales si el empleado se expresó en su capacidad como ciudadano. Si por el otro lado, un empleado del sector público no goza de las garantías de la primera enmienda cuando se expresa no como ciudadano bajo la primera enmienda, sino más bien exclusivamente en el desempeño de sus responsabilidades oficiales como empleado. Por ejemplo, los empleados de gobierno que envían una carta a un periódico de la localidad respecto a las políticas del empleador gubernamental y quienes hablan de política con sus compañeros de trabajo o hacen declaraciones en público fuera del contexto del desempeño de sus responsabilidades oficiales, conservan las garantías que la primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos debido a que sus actividades podrían haber sido realizadas por personas que no laboran para el gobierno.
    Aunque usted disfruta del derecho constitucional a la libertad de expresión en el lugar de trabajo, el empleador gubernamental para quien trabaje sigue teniendo cierta flexibilidad para proteger sus propias operaciones y normativas.
    Para resolver el conflicto entre los intereses de su empleador y su derecho a la libre expresión como empleado de gobierno, la Suprema Corte de los Estados Unidos ha creado una prueba con dos partes:

    ● Primero, ¿goza de garantías la libertad de expresión por ser asunto de interés público?
    Para que su expresión pueda gozar de garantías, debe abordar un “tema de interés público”. Un tema de interés público es aquel que se relaciona con “cualquier tema de tipo político, social o de otra índole que inquiete a la comunidad”. Por ejemplo, si un bombero fuera a criticar a la ciudad por su falta de preparación en caso de un incendio, este sería un “tema de interés público”. Por otro lado, la expresión que se relacione con un tema meramente privado o una queja aislada en el lugar de trabajo, generalmente no se considera un tema de interés público.

    ● Segundo, si mi expresión es un tema de interés público, ¿tiene más peso mi derecho a la libre expresión que los motivos de índole comercial que tenga mi empleador para restringir dicha expresión?
    Si su expresión es un tema de interés público, entonces su interés en expresarse se sopesa contra cualquier daño que dicha expresión pudiera causarle a su empleador. La expresión interfiere con los intereses de su empleador gubernamental si perjudica la disciplina o las relaciones laborales, o bien, obstaculiza sus responsabilidades o la gestión del servicio público. Por ejemplo, al gobierno se le permite prohibir a sus empleados utilizar expresiones insultantes ante el público u otros trabajadores y también se le otorga amplia laxitud para responder a dichas expresiones en el lugar de trabajo. Además, los tribunales dictaminaron que el interés del empleado al criticar las decisiones de su empleador respecto a la contratación, aunque normalmente son tema del interés público, no pesan más que el interés del empleador de evitar el desquiciamiento en el lugar de trabajo.

    4. ¿Se les permite a mis compañeros de trabajo acosarme y alegar que sus expresiones gozan de garantías?

    No. Si un compañero de trabajo utiliza expresiones que lo acosen con base en algo como su raza, género sexual u origen nacional, un tribunal puede cesar dichas expresiones por medio de un amparo (injunction), incluso si como resultado se limitara el derecho de expresión del compañero de trabajo. La orden judicial debe ser lo suficientemente específica y estrecha para corregir la discriminación a acoso.

    5. ¿Se me puede despedir por el hecho de asociarme con alguien si mi empleador no quiere que lo haga?

    Si lo despiden por estar con amigos suyos, o por pasar tiempo con alguien de quien su empleador gubernamental desaprueba, entonces su empleador gubernamental podría estar atropellando su derecho a la libre asociación que le garantiza la primera enmienda. Usted necesitará demostrar que su conducta fue una causa “importante” y “motivante” de su despido. Si usted es capaz de hacerlo, a su empleador se le hará responsable a menos que su empleador pueda comprobar que lo habría despedido a usted aunque no se hubiese asociado con dicha persona.

    6. ¿Puede despedirme mi empleador a causa de las actividades de índole política en que participo o elijo no participar?

    Los empleados del sector público con frecuencia participan en actividades de índole política, como el presentar demandas, asociarse con otras personas con fines políticos y otras formas de expresión política que no causan desquiciamientos. El Código Laboral de California protege a los empleados de los sectores públicos y privados que participan en estos tipos de actividades políticas. También hay otras garantías estatales y federales que prohíben a los empleadores tratar de coaccionar a los empleados del sector público ni influir sus actividades políticas al amenazar con despedir o disciplinarlos.

    7. ¿Puede mi empleador gubernamental restringir mis prácticas o mi conducta religiosa?

    Un gobierno debe cumplir con estándares muy rigurosos para poder justificar la restricción de las prácticas religiosas de un empleado, como el uso de vestimenta por motivos religiosos. Si su empleador fuera a restringir sus prácticas religiosas, tendría que demostrar que hay un motivo apremiante para restringir sus libertades religiosas y que las restricciones se habrían adaptado estrechamente para poner en práctica ese motivo.

    8. ¿Gozo de garantías contra la discriminación en mi trabajo en el sector gubernamental?

    Sí. El Título VII de la Ley de los Derechos civiles (Civil Rights Act) de 1964 otorga a los empleados de gobierno los mismos derechos y garantías contra la discriminación ilegal que a los empleados del sector privado. El Título VII prohíbe a los patrones despedir, dejar de contratar o discriminar contra un empleado tocante a la remuneración, los términos, las condiciones o los privilegios de un empleo a causa de la raza, el color, el sexo, el origen nacional, la religión o el estado de embarazo del empleado.
    Además, la Ley sobre la Discriminación en el Empleo (Age Discrimination in Employment Act, o ADEA, por sus siglas en inglés) otorga garantías a todos los empleados de gobierno. Conforme a la ADEA, un empleador no puede discriminar con base en la edad de un empleado si el empleado tiene al menos 40 años de edad.

    9. ¿Gozo de garantías si divulgo actos ilegales que haya cometido mi empleador?

    Los empleados de los gobiernos federales, estatales y locales gozan de garantías contra las represalias por el hecho de denunciar actividades impropios del gobierno, incluyendo los actos ilegales o de derroche de recursos económicos, la mala conducta grave, la incompetencia y la ineficiencia.

    10. Si mi empleador gubernamental ha atropellado mis garantías en el lugar de trabajo, ¿dónde puedo obtener ayuda?

    Debido a la complejidad de las garantías en los lugares de trabajo de los gobiernos federal, estatal y local, usted debe hablar con su representante sindical y/o un abogado para averiguar cómo remediar el problema y conseguir ayuda en el futuro. Para localizar a un abogado, comuníquese con la asociación de la barra de abogados de su localidad, o vaya a: www.lawhelpcalifornia.org.

ACLARATORIA

El propósito de esta hoja es proveerle información general pero exacta con respecto a los derechos legales relacionados con el empleo en California. Pero como las leyes y los procedimientos legales son sujetos a cambios frecuentes y diferentes interpretaciones, el Employment Law Center no puede asegurarle que la información en esta hoja está actualizada ni hacerse responsable por cualquier uso que se le pueda dar. No se atenga a esta información sin consultar un abogado o la agencia apropiada sobre sus derechos legales en su situación particular.